jueves, 22 de abril de 2010

Encuentros

Hace rato que Ana no maneja, así que el tiempo de la oficina a la casa y de la casa a la oficina, aunque sea poco, para leer salva. Por eso un largo fin de semana en la playa, con el último libro de la historia del tío perdido en Usa, es un plan total para degustar en forma lenta su placer nada de culpable. Desde hace mucho que ella lo ama, como escritor por supuesto, y ha leído todo lo que ha escrito. Es unos años menor que ella, cosa que antes no sabía; se lo imaginaba muy joven, pero no, es casi de su generación. Sonríe, es placer lo que le provoca el ocio y la lectura, bajar por la larga escala que lleva de la casa hacia el camino y luego de las rocas a la playa.

Tiende el pareo y moldea la arena con los pies desnudos, acomodando el cojín Doisneau; saca los cigarros y el encendedor, los lentes y los fonos, sintoniza a John Mayer; un ritual de mañanas de niebla, donde apenas se divisa gente, de tardes de veranos añejos y de los que vendrán, con pocas variaciones. Abre el libro y el marca-pàgina está donde terminó de leer la última vez. La azafata esta dando las indicaciones de abrochar los cinturones de seguridad, apagar los celulares, acomodar los asientos y a los pocos minutos siente el vacío bajo sus pies, ese vértigo al despegar el avión de la tierra; mira a la gente que abre sus periódicos, acomodan sus bolsos, hablan en voz baja.

Y lo mira a él; llevan varios viajes juntos; lo acompaña en el intento de transcribir su infancia, de su padre y la desaparición de Carlos; la ultima vez él le mencionó que estaba pensando dejar la historia hasta ahí, “quien soy yo para desenterrar y exponer la vida privada de la familia”; ella toma su mano que sostiene un whisky, y le dice:

- Nadie que se pierde por su voluntad puede ser feliz, Alberto, no es lo que decía tu amiga? de alguna manera es tu historia también. Que genial habría sido haber crecido en Los Angeles, y luego volver a Chile, haber tenido papá y mamà juntos, al menos por un rato, haber tenido vida de cabro chico, todas las películas que viste, los amigos y los juegos, los viajes con el abuelo, y este talento bestial para poner en letras de molde tanto vivido. Sabes que te entiendo, y aunque hay tantas cosas que no se, somos tan iguales en esa soledad pegada a los huesos, ese autismo como lo llamas tu, que no es mas que tiempo que le robamos al mundo para vivir nuestros propios mundos, para escribir, leer y encontrarnos. Tienes que contar esa historia, en una de esas te salvas tú también.

La mira pensativo, emocionado, y se queda pegado mirando la ventanilla del avión, traspasando el aire: “Ana”, la siente, pero esta solo. En el asiento contiguo solo hay un libro, su libro, impreso. Lo abre y cae arena, y un marca-páginas de pluma.

Cuento: Continuidad de los parques, de Julio Cortázar.

6 comentarios:

Kate dijo...

Hola Blue

De este relato me encantó el paso de la playa al avión cuando cogió el libro... casi lo sentí también!! Y el final, cuando del libro cae arena!! Muy buen efecto de escritura (si se dice así jeje)

Muchos saludos!

M dijo...

Hola Blue. Releí el original de nuevo antes que el tuyo, y en el original siento que el cuento fluye naturalmente, como un círculo. Tu relato no es tan circular como el original, o al menos a mí no me lo parece, pero lo encontré bueno, buenísimo! aunque... me dió también esa sensación de la tarea anterior, del fluir de la conciencia, pero más "pulido". Hay muchos elementos que me gustan mucho de tu relato, hay varias cosas que me hacen dar un saltito al leer, pero el final, lo encontré super potente, excelente Blue!

.M.a.c.o. dijo...

Hola Blue!

Me costó leer el primer párrafo, no sé si en el segundo ya me acostumbré, o si fue porque después se puso más simple (de leer). Eso, como primera sensación.

Lo otro es que no lo entendí mucho. Mira, creo que está súper bien escrito, tiene algo como de "escritor profesional" que me encanta y te felicito por eso. Pero a mi me costó, a pesar de leerlo tres veces. Lo que creo que también es bueno, porque me pasó lo mismo con Continuidad De Los Parques, pero el tuyo se me hizo más complicado.

Como sea, te felicito :)

Tito Manfred dijo...

excelente relato, Blue; hiciste un muy buen trabajo y me deja más que conforme el camino que decidiste tomar al hacer la tarea.
una primera cosa que destacaría es la forma en que rescataste la intertextualidad del cuento original y la aplicaste en tu relato. lograste hacer dialogar ambos textos, un recurso complejo que brinda infinitas posibilidades de exploración estética.
otra de las características del cuento de Cortázar de la que te vales en tu relato es la circularidad, que en tu caso no es tan limpia o clara como en Continuidad de los parques, sino más enrevesada o laberíntica (seguramente, por eso a algunas compañeras les resultó difícil de comprender).
grandes errores no advertí, sólo pequeños detalles a corregir, como la mala selección de algunas palabras ("total") o el uso -sólo a ratos- de un lenguaje un tanto común (como si fuera hablado) o poco voluptuoso. respecto a este último aspecto, hay que tener presente que cuando se cuenta una historia, el qué y el cómo se cuenta son igual de importantes. para mejorar este aspecto, leer poesía sirve una enormidad.
en fin, debo decir que éste es uno de los mejores cuentos que he leído a lo largo del taller, y te felicito por eso, Blue.

Tito Manfred dijo...

oh, por cierto, ten cuidado con la autorreferencialidad. me parece que hay un par de alusiones bastante autobiográficas en el cuento (apostaría que eres fan de Fuguet). de todas formas, lo supiste llevar bien.

Blue dijo...

Tito, gracias mil por haber vuelto, de verdad te necesitamos, eres "seco" (sobre todo porque le pones buenas notas a mis textos, jaja.)

nunca habia escrito un cuento, o algo parecido, aun cuando he escrito (y leido) toda la vida, autodidacta siempre, y desde que empezó la modernidá solo en blogs; hace poco me entere que mi forma de escribir es corriente de conciencia/ monologo interior, por eso me cuesta su resto hacer algo para que sea leido por otras personas de una forma mas "profesional" (gracias Maco!) y con un lenguaje mas neutro.

soy fan-fan de Alberto Fuguet desde siempre; y el relato si es parte autobiografico, ya que para mi leer es entrar casi literalmente en un libro; en este caso viaje con él por Usa, y otras partes, en dos de sus libros.
estoy trabajando en sacar mi propia voz, porque su estilo lo tengo pegado (que me encanta), de hecho saque muchos mas "totales" y espanglishs de texto al editar.

algo importante que rescaté por ahi, cuando uno no tiene inspiracion sobre que tema escribir: "escribe sobre algo que te apasione" y sirve como inspiracion para quienes no escribimos ficcion.

that's all. jaja.
Gracias a todos y a Tito!!!
Abrazo.