lunes, 14 de junio de 2010

Mamita

Ayer perdí la pega, nos rajaron a todos; el viejo Emilio, el sopa, Gutiérrez, Martínez, la mitad de de la fabrica pa' la casa. No se que voy a hacer, lo que mas me preocupa es mi viejita, que no cacha na. Hace tiempo se veía venir, pero nos hacíamos los wnes no mas, que mas podíamos hacer; cualquier amago de huelga habría sido peor, estos perros no tienen alma, solo les interesa llenarse mas los bolsillos a costa de nosotros. Aguantamos harto yo cacho, al menos el Pedro aguantó hasta que lo suspendieran sin sueldo por atreverse a enfrentar a García. Al final dio lo mismo, lo sacaron igual con el articulo 33 transitorio, sin un peso ni para parar la olla la semana siguiente. Mi vieja anda mal del pulmón hace rato, se levanta al alba pa’ tomar la micro y llegar a tiempo a la casa de la patrona, por allá en La Dehesa creo que se llama, dos horas de viaje, con un frío de putamadre, y le dieron hora recién para el 15 en el consultorio, y sin niuno pa’ comprarle el remedio por fuera. No se como se las arregló pa’ estirar los veinte pesos que le dejé la semana pasada, para dejarme la vianda. Ahora que le voy a decir, no se preocupe mamita, que yo se lo compro, no se preocupe mamita, no me prepare na’ de comida que los cabros están haciendo una olla común. La otra es salir a vender, como en el verano que estuvo bueno, pero en esta época no pasa na, se pelean las esquinas, la seguridad ciudadana que no tiene otra cosa que estar paqueando, les quitan todo, les pegan y mas encima a la cana toda la noche. El compadre Julio hace rato me tiene palabreado pa’ que hagamos un trabajito, dice que es plata fácil, que es llegar y llevar, que las viejas andan en otra, no cachan una en esos eventos, y andan cargás al billete. Cuando llegué a la casa, ahí estaba mi viejita sentada en la mesa de la cocina, esperándome con un pedazo de pie que le regalo la patrona del cumpleaños de las rucias chicas. Cuando cabro siempre me hacia dulces, que sabe que me encantan, pero ahora, con suerte debe quedar media taza de harina en el mueble verde. No le dije na, no sabía que decirle, y me comí el pie sentado con ella en la mesa mientras conversamos un poco, haciendole cariño en la mano. Sonó el teléfono, era el Julio, salí de la cocina y le contesté hablando bajo“ya –le dije – nos encontramos a las ocho en la quinta sur, ya, si, no te preocupí, si wn, de allá somos”. Descolgué mi chaqueta de la silla, y antes de salir le di un beso en la frente y me despedí “no se preocupe mamita, no me espere despierta, que me salió un turno extra, el cojo faltó de nuevo, así que sacaré unos pesitos extra y mañana si que le traigo el remedio”.

5 comentarios:

Afumhue dijo...

Desgarrador. Muy bueno. el lenguaje coloquial muy bien usado, justo y preciso, no abusaste del recurso, lo utilizaste muy a la medida. Lo amé, en serio.

Claudia Canifru dijo...

Triste, triste, triste. Muy bueno. Eso nomás.

Saludos.

Kate dijo...

ME encató este relato, excelente el uso del lenguaje y la historia tiene las palabras precisas para atrapar al lector sin necesidad de describirlo todo en detalle.

Felicitaciones! Un trabajo magnífico.

Nina Giordano dijo...

sobrecogedor, me dejó sin palabras... muy bien logrado!

M dijo...

Blue: te repito lo que te dije en privado: Me pongo de pie para aplaudir tu relato! El lenguaje coloquial está perfecto, y este tipo de escritura jamás me lo habría esperado de ti, por eso quizás es más el mérito. No caíste en lo vulgar ni en lo ordinario, el argumento y la forma de expresarse es creible y real. lo único que no entendí es porqué usaste cursiva en algunas partes... y en otras no. Ah, y el wnes y wn me habría gustado verlo como hueones y hueón, pero es un detalle tan mínimo en este, el que sinceramente considero, el mejor relato en lo que llevamos de taller. La historia en sí es dolorosa, me oprimió el pecho leerla, porque a la vez es una realidad de nuestro país y me imagino que de otros lugares, vista desde otros ojos, no sólo como juzgamos al "delincuente" pero de lo que pasa detrás, del cómo y porqué... Blue, tu relato me gustó tanto que no sé por donde seguir, los temas son excelentes, el hilo de la historia es perfecto, el final es sobrecogedor, desgarrador y todo lo demás que ya te han dicho. Gracias Blue por este texto, lo amé! Y deja "la vara muy alta" para las próximas tareas.

Felicitaciones!