lunes, 7 de junio de 2010

La entrevista

Antes de la tarea me gustaría disculparme con los miembros del grupo por mi ausencia. Gracias por la oportunidad de continuar en el taller pese a mi falta de comunicación.
_____________________________________________________________________________
- Señor Gino Gómez, siga a mi oficina por favor
- Si como no
-Tome asiento.
- Gracias.
-¿Quiere un café?
-Si por favor

¿Como carajos termine aquí? La segunda ronda de entrevistas para un trabajo de ingeniero de proyectos. Odio las entrevistas. Todo se decide en los primeros cinco minutos. Le caíste bien al que entrevista si o no, punto final. El resto es relleno, al entrevistador le importa cinco centavos la experiencia que tengas, o si respondes bien a las preguntas. He tenido mucha suerte en las que he tenido hasta ahora. En una, la entrevistadora estaba enamorada de un amigo mío y la mitad de la entrevista se nos fue en hablar de èl y voilà, me dieron el trabajo. Quien sabe como me ira en esta. No me prepare mucho. La verdad no es mi trabajo ideal, pero la lucha por ganar mas y la necesidad de un cambio a mi monótono trabajo de hoy hacen que valga la pena el intento.

La verdad nunca me imagine que un día estaría trabajando para una compañía que vende motores. Puede sonar como un sueño para muchos hombres en mi campo, pero para mi no lo es. Cuando decidí estudiar ingeniería lo tenía todo muy claro, iba a usar mi beca para una carrera práctica, con la cual podría conseguir un trabajo bien pago, ahorrar unos años, y luego abandonar la vida de ingeniería para convertirme en un artista de tiempo completo. Ya hace cinco años de eso y en este momento no estoy tan seguro que mi plan se realice algún día. Todo hacía tanto sentido en ese momento. Pero ahora me doy cuenta de que al posponer mi plan, minimice la posibilidad de ejecutarlo. El puto miedo. El miedo de no realizarme como artista, el miedo a la critica, el miedo al encontrarme con que quizá mi sueño de ser artista era solo eso, un sueño. Ahora con un hijo y con una esposa que, aunque no lo diga explícitamente, quiere no trabajar y quedarse en casa con el pequeño, veo mas y mas lejana la oportunidad de realizar ese sueño. ¿me estaré defraudando a mi mismo? Bah, Parezco idiota pensando en estas cosas. La verdad es que estoy feliz como estoy. Además, cuantos tipos no querrían estar donde estoy. Buen trabajo, casado con una mujer maravillosa un hijo grande y saludable. Quizá no sea artista de tiempo completo, quizá nunca lo llegue a ser, pero vivo la vida día a día y bueno, quien quita que me gane la lotería algún día y hay si me pueda dedicar a artista…viajar por el mundo con mi familia, pintar, escribir…no mas corbatas, no mas madrugar a trabajar, ¡no más entrevistas de trabajo!…mientras tanto, seguiré de artista en los ratos libres, disfrutando de las vacaciones de empleado con mi mujer y mi hijo y trabajando para vivir, pero eso si, nunca viviendo para trabajar…

- Aquí está su café. ¿Azúcar?
- No, gracias. Lo prefiero negro. Que bonita pintura tiene detrás de su escritorio.
- Gracias, la pinte yo.
- No me diga, sabe algo, yo también pinto en mi tiempo libre...

6 comentarios:

. dijo...

Hola Yiyo!


Está la letra muy pequeña, no puedo leer :(

Atte,
Maco.

Claudia Canifru dijo...

Muy bien escrito, pero creo que el primer diálogo sobra, además que no está muy bien escrito como para atrapar al lector. Se entiende de todas maneras si este diálogo.

Me hubiera gustado leer más acerca de la vida de este hombre/artista, ahondar más en eso.

Saludos.

Kate dijo...

Me gusto, es fresco el relato, aunque siento que le falta algo, como un marco más detallado.. o no tanto eso.. como un poco más de acción.. un descenlace más impactante.

Sin embargo, me pareció entretenida porque me recordó una situación parecida :)

Muchos saludos

patch-blue dijo...

Hola Yiyo, como en el relato de Kate, es la reflexion de un hombre esta vez sobre su vida. Me gusto el giro que el personaje diò, de estar quejandose sobre su suerte a reconocer con sentido de realidad el aqui y ahora, lo que tiene, lo que ha logrado, valorando lo que es importante. Lo encontre muy real, creible y ademas positivo. Lo que si, me falto un pedacito de preambulo o lo que fuera, porque empezar con un dialogo a secas, o al menos este dialogo, lo encontre poco pobre. Me gusto mucho.
Felicitaciones.

Nina Giordano dijo...

Un relato ameno, como dijeron arriba, fresco, y eso se agradece porque nos saca del prejuicio de que los hombres sólo piensan en sexo y mujeres.

M dijo...

Yiyo: me dió un poquito de risa el nombre... pensé en una versión masculina de ti, jejeje.

El relato lo encontré súper bien, me gustó mucho! aparte de que me encanta que hayas vuelto :D

Me parece súper realista y creible, como ya escribieron, y sale del molde en que la mayoría caímos. Y siento que de nuevo, como tu primer relato, lo cierras de forma circular. Eso me gustó! Ah, comparando con el primer relato, la ortografía está excelente! Solo corregir unas pocas tildes.

Súper bien!