jueves, 20 de mayo de 2010

Minicuento

Recibí una invitación para escribir sobre mis minicuentos en este taller literario. Me siento muy agradecido y espero que algo de lo que escriba sea de su interés.

Hace casi dos años decidí crear un blog para publicar los cuentos que iba escribiendo. La idea era escribir uno diario como una forma de presionarme para escribir. Al principio escribía cuentos de extensión variable, pero luego descubrí que los más cortos gustaban más y las visitas se incrementaban notablemente (paranoia de todo bloguero: revisar constantemente su estadísticas de visitas). Luego un familiar me propuso crear una web donde pudiera publicar mis escritos. Así nació MINICUENTO.COM.

Todos los días publico un minicuento acompañado de una ilustración de mi amigo E. S. Bernoy. Normalmente nunca tienen más de 200 palabras e incluso, idealmente, no debería tener más de 100. Yo los llamo minicuentos, pero en otras latitudes los llaman microrrelatos, minificciones, nanocuentos, etc. La denominación es lo de menos. Escribo el cuento y luego se lo envío al ilustrador; él lo lee, lo interpreta y crea una ilustración libre según sus gustos literarios y artísticos. Como regla general no interfiero en la ilustración, excepto cuando la ilustración explica o reinterpreta la historia (cuando deliberadamente se deja algún vacío para el lector); o cuando hay algún escrito o leyenda en la ilustración (ésta se debe limitar a evocar y sugerir). Al principio le pedí al ilustrador que repitiera un par de ilustraciones (mientras sincronizábamos nuestros gustos), pero luego ha sido un trabajo fluido y enriquecedor.

Es difícil decir cómo escribo los minicuentos puesto que nunca hay un patrón fijo. Todo el tiempo estoy en busca de ideas (se encuentran en el lugar más inesperado) y las anoto en una libreta. Lo mejor es concretar esa idea pronto porque si pasa demasiado tiempo la fuerza de la idea se desvanece. Antes de empezar a escribir el cuento procuro tener el final para evitar rodeos innecesarios, explicaciones tediosas o descripciones prescindibles. Así, teniendo el final, todas las demás partes se van acomodando para tener un relato redondo. Un buen final es casi imprescindible en un buen cuento, aunque no se puede caer en el fácil y trillado recurso del final sorpresa. Además en el final no debe recaer toda la fuerza del cuento.

Por ser un cuento corto el principio del relato debe cumplir con varios requisitos:
1. Atrapar al lector antes de que finalice la primera línea.
2. Ubicar al lector espacial o temporalmente (indispensable lo primero) para que de entrada sepa de qué se trata.

De este modo en pocas líneas el lector sabe hacia dónde va la historia y no se siente desconcertado, como en un limbo.

Los minicuentos, por las limitaciones de espacio, crean una nueva realidad a partir de otra existente. Reescriben la literatura, parodian, juegan con los clichés, combinan estilos y técnicas. Según lo anterior, cuentos sobre el dinosaurio (de Monterroso), la metamorfosis (de Kafka), los mitos griegos, la historia, etc., pululan en el universo literario. Y el cuento, como en todo lo literario, debe dedicarse a recrear y no a explicar. Es mejor narrar cómo un hombre asesina a su mejor amigo que era un hombre muy malo, o plasmar al protagonista intentando escribir sin éxito que decir que es un escritor frustrado.

No existen normas para escribir (ni cuentos, ni novelas ni poesías). Los decálogos que han intentado muchos escritores se deben leer como una simple enumeración de sugerencias (que afectaran en mayor o menor medida según el estilo y los gustos particulares de cada escritor). Los talleres de escritores (presenciales o virtuales) no deben ser un tablero de enseñanza sino un foro de discusión. Porque la lectura y la escritura continua son el mejor y más amable de los maestros.

Además de la invitación me han pedido que les deje a los talleristas una tarea, pero como soy un poco anárquico con la enseñanza simplemente sugeriré que escriban un minicuento (ojalá con no más de 100 palabras, pero si necesitan más no hay problema) que verse sobre un tema fantástico.

Muchas gracias por la atención y espero que haya escrito algo interesante que les sirva de una u otra forma en su experiencia con la escritura.

Les copio un par de mis minicuentos a modo de ilustración y los espero todos los días en www.minicuento.com




LA PESTE

Ilustración de Edgardo Sebastián Bernoy
Cuando esa noche llegó el doctor Rosales a su casa, encontró muerto en la jaula a su hámster. Lo revisó en silencio y temió lo peor. Se puso los guantes y empezó a buscar en todos los rincones de la casa. En el desván encontró lo que buscaba: varias ratas muertas.

Salió al jardín y las incineró mientras pensaba qué hacer. Una opción era huir, otra era no hacer nada. Volvió al estudio y organizó en silencio el maletín.

Durante la cena no pronunció ni una sola palabra. Esperaba, como una premonición, que alguien llamara a la puerta. Hasta que por fin escuchó ese momento esperado... Cogió el maletín, repasó en voz baja el juramento hipocrático, y salió a enfrentarse a la muerte.



EL CHIMPANCÉ

Ilustración de Edgardo Sebastián Bernoy
El chimpancé se escapó del zoológico y se refugió en mi casa. Me suplicó con la mirada que lo protegiera y que no lo denunciara. Me apiadé de él. Desde entonces el fastidioso animal se ha empeñado en imitar todos mis movimientos. Aprendió a comportarse correctamente en la mesa, cocina modestamente y sus hábitos higiénicos son bastante dignos. Pero me tocó detenerlo cuando también intentó acostarse con mi esposa: inconforme, se sentó a observarnos y a anotar sus impresiones en una libreta.

Alejandro Ramírez

5 comentarios:

M dijo...

Bueno compañer@s, ya hay tarea para esta semana. Por alguna razón a la mayoría se les ha olvidado corregir/comentar los relatos de la tarea anterior "la ley y el deseo", es importantisimo que lo hagan, recuerden que nosotr@s mism@s somos nuestr@s profesor@s. No se si algún profesor "oficial" corregirá esa tarea, de todas formas, eso no debería influenciar en nuestros aportes, así que por favor, hagan sus comentarios a la brevedad y a subir el minicuento apenas puedan!

saludos

Claudia Canifru dijo...

Teni razón: mea culpa. No he comentado por falta de tiempo, aunque los leí todos, eso si que sí. Y la tarea la encuentro reguena, la haré y comentaré a los demás!

Blue dijo...

Hello::: la verdà es que he estado desmotivada con el taller, y es la razon por la que no he comentado; ausencia de profes, un comentario por cuento en una semana, se suponia que la tarea de la semana sig. seria el 14, aun cuanto todas hicimos a conciencia la pega, siento que no hay quorum, y en este caso me incluyo, al menos para dejar comentarios, en un acto medio tonto-interno de rebeldia. Es frustrante pasarte toda la semana x aqui y que sea como esos pueblos fantasmas donde solo hay viento y esas cosas redondas de paja cooriendo (yaaa, esto parece cuento). En fin, eso me pasa. Sorry. Me dare una ultima oportunidad, espero que haya mas actividad y que los profes regresen, de lo contario y con pena, me ire a otros lados, en super buena onda, y con mis gracias totales, como dice mi amado Cerati.

M dijo...

Hola Blue: que pena que te sientas así. Esto fue lo que yo ya comenté hace un tiempo. Lamentablemente, no puedo obligar a nadie a participar ni a corregir las tareas. Los profes que primero corregian lo hacian de forma voluntaria y, vuelvo a repetir, no puedo obligar a nadie a participar, asi que si algun profesor decide no corregir o algun compañero decide no comentar... que puedo hacer yo? Tambien me cansa tener que estar recordándole a la gente lo que se comprometió a hacer, dijimos que la tarea iba a ser cada dos semanas, pero aun asi hay gente que no escribe, o que solo escribe en las tareas que les gustan. Quien pierde? pierdo yo? nop. A mi me gusta escribir y si estoy aca es porque pienso que puedo aprender algo, y mientras haya algo que aprender y alguien con quien compartir la experiencia, creo que vale la pena seguir.

La falta de profesores ya lo hablamos en privado. Yo no sé qué hacer con eso... y no quiero pelear con nadie porque discusiones y problemas son precisamente lo que menos necesito ahora, pero tambien me da pena y rabia que gente se comprometa conmigo y luego no cumpla. Me desilusiona. Me duele, incluso. no estoy hablando solo de los profesores, tambien de los compañeros de taller. Y se que no es por falta de tiempo, porque si alguien tiene tiempo de actualizar su propio blog, o el facebook, o lo que sea... dedicarle unos minutos o una hora cada dos semanas al taller literario no creo que cueste demasiado. Seria mucho mas honorable decirme claramente: sabes que? no me interesa participar, no quiero participar, me da paja (pereza) participar. Busca otra persona que les pueda ayudar con las correcciones o busca otra gente que SI escriba y quiera hacer las tareas que se dan porque yo no lo voy a hacer, pero si no me dicen nada, si ignoran mis preguntas por mail, msn, facebook... que puedo hacer yo?

En realidad blue, a lo que voy, es que ya me esta dando lo mismo esto. No el taller, eso no, pero la actitud de la gente. O que digan si, voy a hacer tal cosa, y después no hagan nada. No podemos retener a nadie y si el taller no es lo que estabas buscando, me da tristeza que te quieras ir... Ojala esto se moviera mas, pero de nuevo, al parecer se ha comprometido gente que tiene demasiadas OTRAS cosas que hacer. No entiendo para que se comprometen entonces. He tratado de ponerme en contacto con otras personas que puedan actuar de profesores, pero aun no he obtenido respuestas, seguire intentando. Mientras, Alejandro nos ha dado la tarea y seguramente nos hará las correcciones pertinentes, pero no puedo prometerte que este sera el taller que tu quieres que sea o que esperas que sea porque primero y lo mas importante, tengo el apoyo de solo 3 o 4 personas que se han comprometido y cumplido siempre. El resto...

Lamento que la tarea se haya subido tan tarde, pero no tenia, y de verdad que no tenia, acceso a internet desde la casa de mi suegra en Noruega. Apenas me conecte subi los comentarios de inmediato. La tarea ya esta dada y a quien quiera hacerla, que la haga. Y quien no vaya a participar mas, ojala lo dijera simplemente. A nadie lo vamos a matar ni le vamos a odiar (bueno, eso si quizas un poquito) por no querer participar, pero ojala lo dijeran como lo estas diciendo tu en vez de andar con respuestas o mensajes vagos.

Kate dijo...

Lo siento Blue, pero estoy completamente de acuerdo con M. Todos los que estamos comprometidos con este blog tenemos un compromiso con nostros mismos. Si consideras que no es de tu agrado, presenta tu renuncia formal y no hay ningún problema. Pero por favor, no amenaces con irte o indispongas a los demás participantes. De hecho, te invito que si tienes quejas escribas un post completo ennumerándolas que estoy segura que todas responderemos al mismo.

Por ahora chicas, ánimo que la tarea es sencilla y es divertida!!