lunes, 31 de mayo de 2010

Cautiverio

Le dolía la marca de la mordedura en la espalda y las uñas dobladas hacia atrás. Ya no intentaba soltarse, las muñecas y los tobillos los tenía entumecidos desde tiempos inmemoriales. Lo más terrible era la oscuridad, no el dolor ni el hambre, pero la sensación de no saber qué hora del día era ni cuantos días, semanas o meses llevaba en cautiverio. A lo lejos el aullido lastimero del perro anunciaba que volvía y la paradoja descomunal le llenaba de alegría: con su torturador y el taconeo de sus botas, entraba también en la habitación un rayito de luz.

18 comentarios:

Nina Giordano dijo...

Maca, se me erizaron los pelos, como si un torrente de recuerdos heredados vinieran a mi mente!
Me encantó, no sé qué más puedo agregar.

Hada de Luz dijo...

Un hielo extraño recorrió mi espalda al leer.
Excelente cuento, yo no se de técnicas ni de literatura. Pero lo que si sé es que como lectora, tus escritos atrapan y transmiten sensaciones.

Kate dijo...

Pobrecito, describes perfectamente bien lo que describen los secuestrados... ni me imagino estar en una situación así.

Sin embargo creo que le falta un poquito más, algo más de marco a la historia, es como escribía Alejandro, el cuento debe tener inicio, nudo y descenlace, aquí vemos sólo una faceta del personaje (pues, hablo desde lo que percibo). Creo que le pudiste haber dado un poquito de profundidad a la historia.

Saludos!

Afumhue dijo...

Estoy en total desacuerdo con Kate (lo siento Kate!) yo creo que al cuento no le falta ni le sobra absolutamente nada. El minicuento no tiene siempre que tener un descenlace sorprendente, eso es un cliché. Tienes los elementos que se requieren, en este caso dos personajes, la introducción, el desarrollo y la conclución, no le falta nada! Este es un retrato, es una escena que vemos que nos trata de comunicar una sensación, si esta lectura ha logrado entregarte una imagen y una sensación de manera eficaz, pues el relato ha hecho bien el trabajo.

Kate dijo...

Bueno, como les decía sólo hablo desde lo que percibo, y me parece que le hace falta un poquito más, porque es una historia muy buena, pero creo que le falta un marco más definido (la estructura inicio, nudo, descenlace no está clara).

Sin embargo coincidimos en que sí logra transmitir muy bien las sensaciones del personaje, e insisto, hablo desde la sensación no desde la técnica.

Saludos

.M.a.c.o. dijo...

Espeluznante Maca! terrible.


Me parece que está súper bien escrito y acotado, pero me quedé con gusto a poco. Creo que el argumento es tan bueno, que le queda demasiado grande a un minicuento, tal vez lo que escribiste podría ser la reseña de un libro! es que partiendo de la base de ese rayito de sol en medio del espanto, me imagino que podrías escribir TANTO más y construir un personaje bueno - bueno.

Eso! Saluditos.

Claudia Canifru dijo...

Lejos, lo más terrible, el final: lo del rayo de luz.

Muy gueno!

Alejandro Ramírez Giraldo dijo...

El final me gusta, es sobrio y conmueve.
La historia no arranca con mucha fuerza y se juega todo al desenlace. No obstante, es una bella historia.

M dijo...

Nina: uff que fuerte tu comentario! Gracias ;)

M dijo...

Hada: Muchas gracias :D

M dijo...

Kate: Tienes razón! no le veo el desenlace tampoco, ahora que lo miro de nuevo! El inicio es implícito, no quise que fuera TAN evidente como poner "pepito fue secuestrado"... Porque tampoco ese es el inicio, quería que el lector lo interpretara a su manera, también podía ser un preso político como los de mi país en el '73 o una chica secuestrada...

El nudo de la historia es lo que pasa, las sensaciones. Ahora que lo releo, hay una frase que siento que está de más. Y lo del final, lo dejé digamos, inconscientemente, sin final. Hmm tienes razón en que podría haber profundizado más, pero el límite de espacio me lo hizo difícil, tendría que haber quitado otras partes y excepto esa única frase a la que me refiero, no sabría cuál!

Gracias por los comentarios :D

M dijo...

Afumhue: eso es lo que yo buscaba (además de lo que se nos dió como tarea), el despertar cosas en el lector. El límite de espacio me parece que tiene que aprovecharse en ser algo "fuerte", que te remueva, no puedes perder palabras en cosas poco interesantes, lo que puedes usar en cantidad es tan poco, que la calidad y contenido tienen que ser el máximo :)

gracias por volver a comentar!

M dijo...

Maco: sabes que a partir de tu comentario empecé a hilar una idea más elaborada??? Si sale algo, te dedicaré el libro! jajajaja.

Cuando dices "terrible"... lo usas como sinónimo de?

M dijo...

Claudia: También usas la palabra "terrible", pero en que contexto? terrible malo, terrible bueno, terrible angustiante... No lo entendí.

M dijo...

Muchas gracias Alejandro! Por la tarea (estuvo muy interesante), tu tiempo y las correcciones! Esperamos tenerte pronto como profesor invitado nuevamente!

Alejandro Ramírez Giraldo dijo...

Gracias a todos ustedes por la recepción. Ha sido un gusto y espero que les haya servido de algo.

Un abrazo.

patch-blue dijo...

Maca dear; tu cuento me pareció potente, empezando por las uñas hacia atrás; esto de comentar después de todos te predispone un poco pero intentare apegarme a mis impresión primera; no pensé en un secuestro, me dio la sensación de que ella había caído en una trampa a la que llego sola, movida quizá por seducida por alguien o algo. Lo de los tiempos inmemoriales lo hablamos, los lugares comunes no enriquecen las historias y hay que evitarlos, creo. Aun así no le quita la sensación que da al leerlo, y la paradoja como pusiste súper bien, de que sentía además alegría al ver ese rayo de luz (lugar común también pero salva). Me gusta como escribes, y creo que el relato esta excelente. Un abrazo.
Blue.

M dijo...

Blue: que extraño que lo menciones! lo de la mujer fue una de las primeras imágenes que se me vino a la cabeza cuandoe escribí, pero creo que se fue por otro lado, más "militar" con el taconeo de las botas...

lo de las frases comunes, también me di cuenta, gracias por volver a mencionarlo! tendré más ojo para la próxima :D

gracias y que bueno que alcanzaste a comentar! sé que tenías demasiado trabajo. Un abrazo!