domingo, 21 de febrero de 2010

La Claudia y el miedo.

Mientras le daba pecho a su hija de seis meses, se puso a contar los días que le faltan para cumplir 37 años: 11. La edad que tiene jamás le ha importado; de hecho, se siente jovial y renovada con la maternidad (y la gente siempre le dice que parece de 30). Lo único que le preocupa de estar tan cerca de los 40 - edad en que se supone la gente tiene su vida más o menos armada - es que su gran deseo de ser escritora no se ha cumplido, por culpa del miedo.

En realidad no es tan miedosa para el resto de las situaciones de la vida. Quizás el ser la hija del medio le ha servido para hacer muchas cosas que sus hermanos (el mayor, un serio abogado; y la menor, su mejor amiga y cómplice) no se han atrevido, como el dejar Santiago de Chile a los 25 años y partir a la aventura a Italia, con un ex que, luego de tantos años, son amigos. Y como se tuvo que venir de vuelta por la trágica muerte de su padre -tema del que aún no habla por el dolor que lleva a cuestas -, tampoco le teme a la muerte.

Pero sí le teme al rechazo literario, como ella lo nombra, medio en serio, medio en broma. ¿Y si sus fantasías de niña son sólo eso, sueños? ¿Y si sólo es buena redactando pero no tiene el don de la escritura? ¿Tendrá que trabajar eternamente como secretaria (que odia) porque jamás será capaz de vivir de la literatura?

Mientras tanto, lee y escribe. Lo que más ama, junto con su hija.

14 comentarios:

Katty dijo...

Claudia, me encanta leerte, no deberías tener tanto miedo aunque encuentro bueno tener un poco, eso siempre pasa cuando te gusta mucho algo. Tirate a la piscina y lo peor que puede pasar es quedar como estas y tratar de perfeccionarte para ser mejor.
A mi me gusta mucho tu estilo literario.

Kate dijo...

Como quedé con curiosidad por ver a eso que le tenías miedo, me fui a leer tu blog. No entiendo muchas expresiones, pero me parece que tienes muchísimo talento como escritora. Y sería rico si exploraras ese talento aquí. Es normal tener miedo (yo tenía un susto horribe porque apenas vengo a escribir en un blog desde enero de este año, y todavía me averguenzo mucho de algunas cosas que escribo) pero tu ya tienes mucha experiencia, solo falta encontrar el tino.

Mucho ánimo que aquí todos estamos para mejorar.

Saludos.

Yegua Viciosa dijo...

Claudia, se feliz....
como dice Katty, tirate a la piscina nomás
es la unica forma de saber que pasara.
y estoy segura que sera pa mejor, por fin lograras realizarte y dejara de ser un sueño.

Suerte.!!!

Afumhue dijo...

Claudia, empezaste muy bien pero te desinflaste. Hay un problema con la concordancia, te explico por qué: empezaste a escribir en pasado "le daba pecho" y en la siguiente frase te pusiste a escribir en presente: "se puso a contar la edad que tiene". La verdad sonaría mejor si todo el texto, desde la primera frase está escrito en presente: "Mientras le da pecho a su hija piensa en los días que le faltan..." o todo en pasado, porque sino, falla la concordancia (a no ser que se esté introduciendo un flashback o un racconto, pero veo que este no es el caso)Son solo pequeñas cosas que tendrías que pulir para armar un texto bastante poderoso :) ánimo

.M.a.c.o. dijo...

Me gustó harto. lo único que yo le habría cambiado es la última frase "Mientras tanto, lee y scribe. Junto con su hija, lo que más ama" Creo que queda mejor así.

No estoy de acuerdo con el comentario anterior, no veo error en los tiempos, lo veo todo en presente. Ese "... daba (pecho a su hija)" es pretérito imperfecto y puede usarse perfectamente como está usado.

Igual no soy experta, y podría equivocarme!!! jaja.

Afumhue dijo...

M.A.C.O. el problema de concordancia esta en que el texto se comenzó a escribir en un tiempo verbal y saltó a otro... (pasado, y presente) sin ánimos de ofender a Claudia, pero el problema es bastante obvio. Cito la frase: "se puso a contar los días que le faltan para cumplir 37 años" que segun mí parecer quedaría mucho mejor si se reemplazara "puso" por "pone".

Claudia Canifru dijo...

Tienes todas la razón respecto al error. Gracias por notarlo!

Nina Giordano dijo...

Creo que el miedo en este caso te puede jugar en contra. Al parecer la escritura es lo que realmente te gusta pero ese miedo puede amenazar en algún momento la naturalidad de tus relatos. Recuerda que las cosas hay que hacerlas porque nos produce satisfacción, que otros también aprecien lo que hacemos es una afortunada coincidencia.
Saludos.

Ainhoa Noruega dijo...

Ojalá poco a poco vayas quitando el miedo a escribir y tu sueño de ser escritora se cumpla... aunque no haya sido mu largo, me ha gustado mucho, me he quedado con ganas de más, un saludo :)

M dijo...

De qué es lo que realmente tiene miedo Claudia? De que le digan que no escribe lo suficientemente bien como para vivir de la escritura? Quiere dedicarse a eso pero no sabe si tiene las herramientas suficientes?

Dices que no le teme a la muerte, pero si le dijeran que le queda un mes de vida, le tendría temor, entonces, al rechazo literario?

friaciudadenllamas dijo...

en general, el texto está bien escrito, pero a ratos resulta aburrido y poco interesante. el personaje comienza referiéndose a un determinado miedo que lo aqueja, para luego tratar de compensar esa supuesta muestra de flaqueza con una serie de alusiones un tanto narcisistas. todo eso va acompañado por explicaciones (que más parecen justificaciones) de por qué padece aquellos temores.
para cerrar mi comentario, una reflexión: la literatura es un oficio riesgoso y salvaje como el potro indomable de los infiernos, por lo que la única forma de tener una mínima posibilidad de triunfar como escritor (porque siempre es mínima la posibilidad) es pulverizar el miedo (o convertirlo en materia literaria) y apostarlo todo (sí, todo, porque a medias no sirve) en tu escritura con una fe talibana y aun a riesgo de sufrir la peor derrota.

Tito M.

friaciudadenllamas dijo...

autofe de erratas: donde dice "referiéndose", debe decir "refiriéndose".

Claudia Canifru dijo...

Es curioso que la mayoría de los comentarios sean del tipo "consejo", lo que agradezco, pero la del relato no soy yo 100%. De hecho, escribir de esta manera es la que más me cuesta, por eso quizás el profe lo encontró fome (aburrido), aunque yo me encuentro de lo más entrete.

Miedo ya no tengo. Y ya me siento una escritora 100%. Y sigo leyendo y escribiendo con más ahínco que la cresta.

Un saludo a todos, gracias por leerme.

M dijo...

Creo que si los comentarios fueron del tipo "consejo" fue porque la tarea era hablar de nosotras mismas y presentarnos, así que es lógico que, por lo menos yo lo hice, uno piense que eres tú-real quien tiene miedo... que bueno saber que no es así :D