martes, 30 de marzo de 2010

Los proyectos del taller

Hablamos con Tito sobre la frecuencia de los proyectos y pensamos que uno a la semana es quizás demasiado seguido, así que hemos decidido que las tareas se darán dos veces por mes: el primer jueves de cada mes y el tercer jueves de cada mes.

Las tareas irán cambiando. No siempre serán lo que estamos acostumbrados a escribir, a veces nos parecerá que "no podemos escribir sobre eso". La idea es que hagamos un esfuerzo. Si bien este es un taller literario libre, en el que nadie paga por participar ni al que nadie le pagan por escribir, sí hay compromisos, y aunque a veces la tarea o proyecto nos parezca difícil es importante que hagamos el esfuerzo de cumplir con lo propuesto, no solo por el compromiso con nuestros compañeros y compañeras de taller, pero por el compromiso que hemos hecho con nosotros mismos. Hay que tratar y tratar.

La idea de disminuir la frecuencia a dos proyectos mensuales es también de que ojalá todos los participantes escriban en todas las tareas que se dan, por difíciles que sean, y no solo en la que nos gusta o acomoda. Pensamos que si es cada dos semanas es más fácil también hacerse un tiempo para sentarse a escribir.

Hay gente que me ha preguntado sobre participar en este taller. Quienes quieran participar deben enviarme su dirección de correo electrónico a lachinitaenblog@gmail.com para poder enviarles la invitación al blog.

Nos leemos pronto!

3 comentarios:

Claudia Canifru dijo...

Me parece excelente, porque a mi se me estaba haciendo imposible escribir una vez a la semana.

Y a pesar que las tareas nos parezcan pesadas y hay que hacer un esfuerzo, creo que se fueron al chancho (es decir, fue demasiado) poner como ejemplo textos de Ulises de Joyce, libro que es un martirio leer y que se lee muy poco. Para mi gusto es mejor "La señorita Cora", de Julio Cortázar.

.M.a.c.o. dijo...

Me parece bien bajar la frecuencia de tareas.


Me gusta que hagas hincapié en lo del esfuerzo. A mi me pasó, leí que había que escribir un texto erótico y pensé "aaaaaaaah, sería todo con el taller, no me da"... y de pura vergüenza que me daba arrancar, me quedé. Me costó un montón, nunca había escrito nada así, pero al fin no me morí ni nada :)

Ainhoa Noruega dijo...

Lo de la frecuencia a mí también me parece bien, también lo del esfuerzo, sin embargo yo literatura erótica ni leo, ni escribo, ni escribiré, simplemente no.
Nunca se me había pasado por la cabeza que eso entraría en el taller, por eso me apunté.
Por lo demás, tengo muchas ganas de escribir cualquier otra cosa y me encanta la idea del taller :)