sábado, 18 de septiembre de 2010

La eterna primavera

Nunca entendió porqué le decían la ciudad de la eterna primavera, hasta que salió de ella.

En aquel pueblito norteño casi se congela. El frío era tan extremo que la mantenía dormida, las precauciones eran máximas debido a que un olvido de guantes, gorros o bufanda, un hueco en su ropa térmica y tenía una pulmonía asegurada.

En el desierto casi se ahoga. El calor abrasante impedía pensar con claridad, se mantenía fatigada, con sed y desesperada. El clima seco y caliente era simplemente insoportable.

En aquella ciudad se sentía plena, no hacía mucho frío ni mucho calor, el clima era sencillamente fresco. La ciudad era hermosa, lo que ayudaba más a la ilusión de encontrarse en un pequeño paraíso en una tierra virgen, inexplorada.

Los árboles verdes daban un aroma natural que la rápida urbanización no lograba opacar. El cielo siempre se mantenía claro, aun cuando llovía, y lo más frío que podría estar se solucionaba con un simple saco, y en casos extremos, una bufanda.

Sí, era cierto que, en otros lugares del mundo, los otoños son espectaculares y que los veranos son deliciosos, pero en este pequeño rincón del mundo donde estaba su vida, la eterna primavera daba la sensación de calidez y confort que ningún otro lugar del planeta puede proporcionar.

Las montañas también daban una extraña sensación de seguridad. Esos gigantes verdes rodeaban la ciudad como un fuerte, cobijando a sus habitantes y brindándoles un pequeño refugio contra las fuertes embestidas de los vientos oceánicos que devastaban la mayor parte del país.

Clima fresco, viento suave, montañas verdes, cielo azul, aroma a café. Esta es la eterna primavera y allí vive feliz.

4 comentarios:

M dijo...

Hola Kate: Hmm, leí tu relato tres veces y también me pasó que, al principio sobretodo, me costó leer. Como que sentí que empezaste en una idea y saltaste a otra y no se me hizo lógico.

Creo que describiste muy bien "la eterna primavera", los colores y olores, y las sensaciones, pero sentí que a la historia le faltó "un nudo". No está mal, pero como siempre te digo, podría haber sido mejor, mucho mejor... Me faltó algo que pasara en esa ciudad, algo que hiciera esa ciudad única, importante, imprescindible para el relato, aparte del "clima"... sin embargo, uno de los objetivos de la tarea era trasportarnos a esa estación del año escogida y creo que esa parte la lograste con éxito.

Cariños!

Kate dijo...

Hola!

Sabes que este relato me dió dificultad porque no sabía si lo primordial era la historia o el clima. Entonces le di prioridad al clima, pero sé que dejé la historia sin bases. Traté de hacer una historia, pero medio quedó una descripción, al fin, ni lo uno ni lo otro :S

Y me dio bastante dificultad también el hecho que sólo he vivido en el trópico, razón por la cual no me siento con potestad suficiente para describir los cambios de estaciones. Así que mejor eché mano de lo que conocía.

Muchas gracias por leer y comentar!

Colleen Krijgsman dijo...

Hola Kate:
Primero que todo, quiero decirte que me gustó tu relato... Me gustaron las descripciones que haces de la ciudad, que con pocos elementos y sin dedicar largos parrafos a cada cosa logras que el lector se haga una idea propia de la ciudad, algo asi como pintarla en su mente y eso me parece muy chevere (no se ocmo mas decirlo)!
Pero no se, a pesar de que si senti que hubo una secuencia en las ideas que usaste para llegar a la ciudad y demás, siento que faltó algo...

Hada de Luz dijo...

Me gusta como describes la ciudad, me la imaginé al 100%, pero me faltó algo q sucediera allí, algo q le de un plus a la descripción.